Imprimir

 

Cosecha

 

El tiempo adecuado es lo importante

Mediante un tiempo de cosecha adecuado para cada tipo de lúpulo, una técnica perfecta de recogida y de secado debería obtenerse el mayor rendimiento posible y con la mejor calidad. El tiempo de la cosecha influye en los siguientes factores:

La utilidad

 

El Aroma

 

La calidad exterior

El tiempo de cosecha adecuado es importante para lograr un alto rendimiento y una buena calidad. Los lúpulos que se recogen muy tempranamente no han alcanzado su mayor punto de crecimiento y por ello producen bajas utilidades. Mientras que el contenido de componentes amargos llega a su punto máximo en la mayoría de los tipos de lúpulo, se pone a riesgo la utilidad en caso de una cosecha muy temprana; debido a una recogida prematura, al año siguiente el lúpulo puede reaccionar con un crecimiento más débil y menores utilidades. En el caso de una cosecha realizada después del margen de tiempo adecuado, los factores que más resultan afectados son sobre todo el aroma y la calidad.

erntezt


 

Sin técnica nada sería posible

Lo más importante para la cosecha de lúpulo es la máquina estacionaria de recolección. Los frutos del lúpulo tienen que ser llevados mediante 40 viajes por hectárea a la máquina en la planta de producción. La recolección y la limpieza del lúpulo son realizadas por las máquinas modernas con solo dos trabajadores para manejarlas. Pero la cosecha de lúpulo no termina con la recogida..

Manejo óptimo del lúpulo tras la recolección

El lúpulo es un producto natural con un contenido de agua del 80-85 %, por lo que tiene que ser secado inmediatamente hasta solo un 11 % de contenido de agua, para evitar su deterioro. El lúpulo verde se transporta por medio de cintas transportadoras hacia el horno de secado de 14-15 m de alto, en el cual se seca a una temperatura de 62-65° C durante unas 6 horas. El contenido óptimo de agua del lúpulo recién salido del horno de secado es de aproximadamente 9–10 %. Mediante ventilación con aire circulante se equilibran los diferentes contenidos de agua del lúpulo heterogéneo, a lo que le sigue un equilibrio de la humedad del raquis y las hojas de la umbela. El objetivo debe ser secar el lúpulo de tal manera que después de la ventilación con aire circulante ya se haya alcanzado el contenido de agua deseado.


Los objetivos del secado de lúpulo son:

Mantener la cálidad del lúpulo cosechado
Obtener un rendimiento óptimo y rentable del secado

Para ello deben tenerse en cuenta los siguientes principios:
Una temperatura de secado óptima
Una velocidad de aire circulante óptima
Baja altura de los montones
Una duración adecuada del secado


Objetivos del acondicionamiento

Mantener y asegurar la calidad del lúpulo
Homogenización consistente
Contenido optimizado de humedad en el lúpulo
Periodo óptimo de ventilación

La cosecha del lúpulo supone actualmente una técnica complicada y costosa. Una empresa agrícola mediana, con 15 ha de lúpulo, necesitaría para la recogida manual 180 recolectores. Con una técnica de cosecha moderna, la misma empresa puede cosechar y secar el lúpulo con 4 trabajadores. Sin embargo, para ello necesita máquinas de cosecha de aproximadamente 125.000 euros, así como una planta de secado y almacenamiento equipada por un valor de 150.000 euros. Solo con dicha técnica es posible para un cultivador de lúpulo ser competitivo. * © Extracto del Instituto bávaro de investigación agrícola (LfL)